Desde el primer día que entre por la puerta, me recibieron con los brazos abiertos. Siempre cuando entras nuevo a un lugar no sabes con quién te vas a encontrar y de qué manera, ese día fue una manera inolvidable, sobre todo porque al salir por la puerta llame por teléfono para contar lo a gusto que había estado y el buen equipo de trabajo que tienen, se notaba que puedes confiar en todas.

Poco a poco me fui integrando, gracias a la ayuda y la soltura que me dejaron hacer desde el primer día, cuando empecé a tener confianza llego el COVID-19, pero eso no sirvió para librarse de mí. Una vez pasada la tempestad, retomé y pude volver, con la realización de nuevos proyectos y contando con el manejo de aquellas dos primeras semanas, las energías eran positivas y todo un por hacer por delante.

Varias formaciones y llamadas de teléfono me hicieron acercarme a la gente, aunque a la mayoría no tenga su cara en mente, el poder hablar con ellos y hacerme sentir una más del equipo, ha sido muy gratificante.

Ha sido un placer poder realizar las prácticas del Master de Psicopedagogía en Salud Mental Aranda, por el aprendizaje que me han transmitido y el poder acercarme a personas maravillosas que no tengo en mi entorno, no pensé que la orientación laboral hubiera sido tan gratificante como esta etapa realizada.

Muchas gracias Equipo.

 

Alba Redondo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>