La tarde del 4 de octubre partimos desde Aranda, dirección Valladolid, profesionales, familiares y usuarios de Salud Mental Aranda a la presentación y coloquio sobre el documental #Di_Capacitados: ¿Y SI TE DIJERAN QUE PUEDES?, en la que estuvieron presentes los aguerridos alpinistas de la Asociación AVIFES de Bilbao que, junto a Sebastián Álvaro y otros profesionales de Al Filo de lo Imposible, subieron la mítica cima del Naranjo de Bulnes, icono del alpinismo nacional.

Esto probablemente, no tendría nada de especial si no fuera porque las cinco personas involucradas en este proyecto eran cinco usuarios de AVIFES; todas ellas diagnosticadas con esquizofrenia.

De un total de once candidatos, fueron los cinco que llegaron a culminar la hazaña. Cuatro hombres y una mujer, y dos de ellos con miedo a las alturas.

¿Cabe pensar, en la mente de cualquier persona que se considere racional, que cinco personas, con diagnóstico de enfermedad mental, van a ser capaces de prepararse en el período de tan solo un mes para afrontar semejante reto como escalar el Naranjo de Bulnes?

En mi opinión, estas personas son tan capaces o más que cualquier otra de realizar semejante hazaña o mayor incluso si se diera el caso. Son personas que para llevar una vida normal han tenido que superar grandes adversidades. Y lo que es más difícil, superar las barreras que nos creamos nosotros mismos (y no quiero decir que esto siempre sea voluntario) Son personas que para afrontar este reto, lo han estado afrontando a su manera particular día tras día, seguramente, durante bastante tiempo. Pero después de la tormenta siempre llega la calma. Y bien saben ellos que con ayuda, tanto de profesionales, como de familiares, amigos y una sociedad concienciada (aunque en este sentido todavía nos queda mucho por remar), se hace la vida más llevadera; pudiendo hacer vida normal como cualquier otra persona, siendo tan válidos o más que muchas otras personas que no sufren de este diagnóstico.

Como bien decía Sebastián Álvaro: “Desde el primer momento estuve seguro de que iba a ser un éxito total. Aun no teniendo todas en nuestras manos; cosas de la montaña. He visto hombres más preparados físicamente, con más experiencia, llegar hasta el pie del Naranjo de Bulnes y decir que no subían. Pero con la actitud con la que estos chicos afrontaban la subida, estaba seguro de que lo iban a lograr”.

El Naranjo de Bulnes es una montaña con una pared vertical de más de 400 metros, a la cuál es imposible subir andando por ninguna de sus caras.

El modelo asistencial que, según Alejandro González, representante de Janssen y patrocinadores del documental, es el que él llama Efectivo-Afectivo; en el que se intenta tratar la sintomatología del paciente, trabajando al mismo tiempo su integración en el  entorno (tanto a nivel asociativo como social, trabajando mayormente desde las asociaciones) Esto requeriría mayor colaboración y diálogo entre los profesionales de la Salud Mental y las Asociaciones de usuarios; haciendo de este modo más fácil la labor de integración y probablemente, la recuperación más rápida.

Desde lo que a mí me concierne, animo a todas las personas con enfermedad mental y también a las que no la tienen, a que se planteen afrontar su Naranjo de Bulnes particular. Con esto no me refiero a que nos compremos un equipo de alpinismo y nos lancemos a la aventura, sino a que cada uno encuentre alguna meta que superar. Puede que empezando poco a poco, cada vez seamos capaces de escalar cada vez metas más altas. Poner un sentido a nuestra vida hace que estemos centrados en algo y no andemos deambulando. Tal vez, algún día, acabemos subiendo el K-2.

 

Fdo. Eduardo Lacalle Fernández

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>