NUESTRA APUESTA, SEGUIR ACERCANDO LOS SERVICIOS A LA COMARCA

Desde Salud Mental Aranda, y gracias a la colaboración de financiadores como Fundación Gutiérrez Manrique, seguimos impulsando la atención especializada en salud mental en nuestra Comarca.

Esta colaboración, que ya se mantiene desde hace tres años, y confiamos en que se lleve a cabo por muchos más, nos ha permitido acercar nuestro Servicio de Atención Integral a las personas con problemas de salud mental de los pueblos de la Comarca, ofreciendo una atención individualizada, con el objetivo principal de fomentar la inclusión comunitaria y mejorar su autonomía personal, para  que pueda mantenerse en su domicilio y en su localidad con la mejor calidad de vida posible. Para ello, hemos continuado dotando de servicios y recursos a la zona rural, evitando así los difícil o a veces imposibles desplazamientos desde nuestros pueblos a Aranda de Duero.

Paralelamente, otro objetivo prioritario de estas intervenciones en la comunidad y el entorno de la persona es ofrecer una imagen  positiva de la salud mental, desterrando así el estigma o desconocimiento aún existente, realizando así sensibilización entre los propios vecinos,  tejiendo una red de apoyos informales que contribuye a la recuperación e inclusión comunitaria de las personas con problemas de salud mental

Gracias a la aportación de la Fundación Gutiérrez Manrique para nuestro Proyecto “Atención Integral en Salud Mental” se han prestado apoyos a 31 personas con problemas de salud mental y a 16 familiares o personas de su entorno de convivencia entre los meses de Octubre de 2020 y Mayo de 2021.

Desde Salud Mental Aranda, seguimos apostando por dotar a nuestra Comarca de nuevos recursos especializados en salud mental para poder llegar a todos los pueblos y a todas las personas que lo necesiten, con el convencimiento de que vivimos en una zona muy rica de la “España Vaciada”, que no “vacía”, y en nuestra mano está llenarla de servicios, recursos, ilusión y empoderamiento.

Gracias a todos nuestros financiadores, especialmente a la Fundación Gutiérrez Manrique, por continuar aportando su granito de arena a nuestros proyectos, y mantener su apuesta en nuestra forma de hacer las cosas. ¡Gracias!

 

Fdo. Cristina Pérez González

EL ARBOL DE LA PSICOLOGÍA

Todo empieza por echar raíces. Tierra, agua y semilla. Tres elementos básicos para que un ser vivo crezca y forme vida.

¿Cuáles son tus raíces? Yo lo equiparo a nuestros principios, valores y creencias.

¿Qué pasa cuando todo esto empieza a germinar? Se forma nuestra identidad, quienes somos y en quien nos vamos convirtiendo.

El apoyo psicológico se adentra en este camino, como si de un compañero de viaje se tratara. Lo llevo en la mochila, de la mano, con distancia pero presente, o mismamente en mi interior más profundo.

Busco echar raíces fuertes, que me sostengan ante los días soleados y nublados, y por ello quiero conocerme, cuidarme y defenderme aprendiendo cada día más de mí. Es mi proceso, solo mío, porque aunque interaccione con los demás, y esté rodeada por ellos, el cambio lo hago desde dentro hacia afuera.

Mi árbol crece despacio, a mi ritmo, al de mis circunstancias de vida, y al que necesito. Hablo de eso, de mis necesidades, pues estoy muy acostumbrada a pensar en las de los demás sin darme cuenta de las mías. Para ello me pregunto, ¿qué quiero?, ¿cómo me encuentro?, ¿hacia dónde quiero ir?, ¿qué necesito para cuidarme y poder cuidar? No es sencilla la tarea de darme respuestas, y por ello pido ayuda, me abro y expreso.

Antes confundía la apertura con miedo, vergüenza, debilidad, vulnerabilidad. Pero con el paso del tiempo, me doy cuenta de que mi compañero de viaje, ese apoyo psicológico, solo me produce bienestar, alivio y seguridad conmigo misma.

Quiero ese apoyo conmigo porque lo elijo, pero no lo necesito. Esto se equipararía a la sabía que corre por mi árbol, desde las raíces hasta las hojas. El motor por el que me muevo saludablemente.

 

 

Durante el proceso de terapia, he tenido épocas de sequía, de enfermedad, y de brotes que lloran. No entendía por qué, y me cuestionaba; con ello aparecían en mí emociones desagradables, como la frustración y la rabia. Pero poco a poco entendí que todo sucedía con motivo, y que ese motivo era seguir creciendo pero aún más fuerte y con más herramientas. Ya no necesitaba dos regaderas con agua, sino que con media podía economizar mis recursos y salir adelante. Estaba haciéndome grande.

Esto me asustó tanto, que me encogí de nuevo.

… ¿Cómo puedo estar así de bien? …

… ¿Algo malo tiene que surgir? …

Salió mi entorno al rescate, porque el resto de árboles que forman mi bosque (amigos, familia, compañeros, vecinos, la asociación y el apoyo psicológico) me dieron esa dosis de vitamina que necesitaba.

El miedo solo me estaba mandando un mensaje: “eres tan importante para ti, que te asustas de lo que vas descubriendo, del crecimiento interior, y de lo que puedes llegar a ser si te lo propones”.

Pero a su vez, pensé: “que precioso es esto”.

 

Fdo. Alba Ortiz Juez

 

 

 

SKY ROJO O CÓMO HABLAR DE TRATA DE BLANCAS EN 2021

Hace unos meses Netflix anunciaba un nuevo proyecto, se iniciaba la grabación de la nueva serie Sky Rojo, de los mismos creadores que “La Casa de Papel” y protagonizada por Asier Etxeandia, Miguel Ángel Silvestre, Verónica Sánchez, Lali Expósito y Yany Prado; lo que parecía ser un éxito asegurado.

La historia se centra en la huida de Coral, Wendy y Gina, tres prostitutas que emprenden una huida en busca de su libertad, mientras son perseguidas por Romeo, el proxeneta del club en el que trabajan y sus secuaces Moisés y Christian.

Una vez estrenada la serie ha recibido críticas tanto positivas como negativas. Para unos es una manera de dar a conocer la realidad de los clubs y para otros no es más que un entorno en el que se desarrolla la historia de acción y persecución.

Personalmente, me sorprendió gratamente la trama, la historia se centra en la persecución a lo gato y ratón entre las chicas y los chicos, con un toque de Tarantino, humor negro, acción y una banda sonora perfectamente sincronizada con cada escena. Pero lo que más me ha sorprendido ha sido la visión que han mostrado de la prostitución. Puedes estar más o menos de acuerdo con los comentarios de uno u otro personaje, pero está claro que no deja indiferente a nadie.

En la serie se pueden distinguir tres visiones de la historia, la del proxeneta, la prostituta y el cliente, cada cual más impactante:

La de Romeo (Asier Etxeandia), el proxeneta y dueño del club:

“La gente habla de pensar con la polla como algo despectivo. Pero los grandes logros en la humanidad han sido gracias a ella. ¿Por qué creéis que Colón se fue a América? Se imaginó la cantidad de indígenas que se podría follar sin tener que dar ninguna explicación. La pintura francesa más iconoclasta se ha hecho en un burdel. La escultura griega, las tres gracias, la maja de Goya… toda la historia del arte está pensada para hacerse pajas. Hasta el puto Neil Armstrong puso un pie en la luna porque sabía que al volver se pondría malo de follar. La polla es la que mueve el mundo”

La de Gina (Yany Prado), una de las protagonistas:

«Si un soldado metiera su verga en la boca de una mujer hasta hacerla vomitar, podría ser denunciado en cualquier país del mundo. Sin embargo, en un club puedes hacerlo por 50 euros y nadie dice nada. Un burdel es una realidad paralela… A todas nos dicen que venimos de camareras, pero no es así. Ni vivimos en un campamento de verano aunque durmamos todas juntas. Ni contamos a la familia las aventuras de nuestro viaje. Ni nos gusta estar de fiesta todo el día. Ni nos encanta culear con ningún papito. Ni todas las vergas son las más grandes que hemos visto».

Y la de Alfredo (Luis Zahera), un cliente del club:

“-Yo siempre os he tratado con respeto, si voy al club charlamos, tomamos algo, nos reímos, hacemos lo que hacemos. A veces tenéis orgasmos…. Yo no tengo la culpa de lo vuestro.

-¡Sí la tenés! Porque pagas por follar, ¿de verdad crees que lo hacemos libremente nosotras? ¿De verdad crees que es agradable para mí?

-Si no hubiera personas que pagaran por follar, no habría personas como nosotras secuestradas”

Dependiendo del espectador puede ser una serie revolucionaria o burda, lo que sí está claro es que no deja indiferente a nadie, poniendo en primer plano el tráfico de personas para que ejerzan la prostitución, tema que sigue estando a la orden del día.

Cada una de las protagonistas cuenta su propia historia acerca de cómo acabaron ejerciendo la prostitución. Una de ellas es víctima de una mafia que le promete un trabajo como camarera en España y que se ve obligada a prostituirse para pagar la deuda que ha generado con el grupo que la trajo a nuestro país, una historia que tristemente se repite cada día.

Lo que sí que le tenemos que agradecer a Sky Rojo, es el que ha vuelto a poner sobre la mesa la trata de blancas, la explotación sexual e incluso el debate de si legalizar o no la prostitución.

Fdo. Celia Mínguez Sebastián

¡¡BIENVENIDO NUEVO PROYECTO!!

El nuevo Programa de Itinerarios de Inserción Sociolaboral para Personas en situación o riesgo de Exclusión Social que se está llevando a cabo en la Asociación Salud Mental Aranda, comenzó el pasado diciembre de 2020. Está cofinanciado por el Fondo Social Europeo y vinculado a la Red de Protección a las familias de Castilla y León. Coordinado por la responsable del área de empleo de la asociación, Patricia Muñoz Ribate y llevado a cabo por la técnico de inserción laboral, Alba Redondo Redondo.

En este programa participan 15 personas, de las cuales el 75% son personas perceptoras de la prestación de Renta Garantizada de Ciudadanía y el 25%  proviene de personas con problemas de salud mental, que participan en otros servicios de la asociación.

Uno de los fines principales que se pretende con dicho proyecto, es mejorar la empleabilidad de las personas y jóvenes en exclusión social, mediante un conjunto de apoyos individualizados que potencien sus capacidades para que puedan desarrollar su proyecto de vida.

Con esta iniciativa, se pretende dar una respuesta individualizada a las necesidades de cada persona en el ámbito de la orientación, formación y acompañamiento en su proceso de inserción; ofreciendo las herramientas  y apoyos necesarios para que la persona pueda integrarse en los sistemas de educación y formación o le permitan, mejorar sus oportunidades de empleo mediante diferentes actuaciones.

Estas actuaciones se van a realizar en tres fases:

Fase 1: Citas individuales con cada persona. Estas citas se realizarán semanalmente, y tienen como objetivo dar información, orientación y asesoramiento social y laboral a la persona.

Fase 2: Se inicia la formación grupal, trabajando temas de habilidades sociales, organización del tiempo y la corresponsabilidad, la prevención de riesgos laborales, sensibilización medioambiental, formación e igualdad de oportunidades; además de incluir una formación específica de limpieza. Todas las formaciones se trabajarán con recursos y herramientas adecuadas y con las medidas necesarias ante la situación de Covid-19.

Fase 3: Una vez dada la formación, el programa se centrará más a fondo en el empleo, fragmentado en 4 partes para una mayor eficacia en la mejora de empleabilidad. Como complemento a la formación paralelamente se trabajará con las empresas para generar oportunidades reales de empleo trabajando los siguientes contenidos:

  1. Herramientas para la búsqueda de empleo.
  2. Procesos de selección.
  3. Mediación y prospección laboral.
  4. Seguimiento

El programa terminará de manera presencial el 31 de Mayo y se posteriormente se realizará seguimiento a las 4 semanas y 6 meses con el objetivo de comprobar la situación de los participantes y valorar resultados del programa.

 

Fdo: Alba Redondo Redondo, Técnico de Inserción Laboral

 

 

 

El lado bueno de las cosas

El 2020 ha sido un año que se va a quedar guardado en nuestra memoria para siempre. Un año en el que ocurrió lo que jamás imaginamos, una pandemia mundial con la que continuamos viviendo y que por desgracia parece que todavía vamos a vivir durante un tiempo.

Pero este año no ha sido todo negativo, o al menos para la Asociación Salud Mental Aranda no ha sido así, ya que este año hemos celebrado nuestro 20 aniversario. Y aunque no lo hemos festejado como lo teníamos planeado, ha sido un placer poder compartir con todos vosotros esta celebración a través de las redes sociales.

Gracias técnicos!!! Porque pese a las circunstancias no habéis perdido la ilusión, por vuestra capacidad de reinventaros, de ver el lado positivo a esta situación, de seguir como siempre al pie del cañón, y aunque lo digo siempre, de demostrar que el coronavirus no nos para!!

Gracias a todos los colaboradores que nos han felicitado!!! Gracias de corazón, por querer formar parte de esta celebración, por sacar un hueco para grabar ese vídeo de felicitación, por vuestras palabras, canciones, y cariño que nos habéis hecho llegar. (Mención especial a todos los que nos acompañasteis en la celebración del Día Mundial de la Salud Mental. Gracias!!!)

Gracias Junta Directiva!!! Por darnos vuestro apoyo en todas las nuevas ideas que iban surgiendo, por reconocer el esfuerzo y motivarnos a dar lo mejor de nosotros mismos.

Gracias Participantes!!! Por seguir contando con nosotros, por compartir vuestras experiencias, y por apostar por la nueva normalidad, asistir a los talleres y hacernos propuestas de otros nuevos.

Y de repente llega diciembre y toca hacer balance, y una frase de la película El lado bueno de las cosas vuelve a mi mente “estoy convencido de ello, tienes que hacer todo lo que puedes y esforzarte al máximo; y si mantienes el optimismo siempre te quedará el lado bueno de las cosas”; y de verdad lo creo, porque si algo nos han enseñado este 2020, es que nada nos para, que somos un equipo unido frente a cualquier adversidad, pero sobre todo, que no solo somos compañeros de trabajo somos familia.

      

      

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fdo.: Celia Mínguez Sebastián

Community Manager

“SALUD MENTAL Y BIENESTAR, UNA PRIORIDAD GLOBAL”

El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, que se conmemoró por primera vez en 1992 por la Federación Mundial de la Salud Mental. Desde entonces la Organización Mundial de la Salud (OMS) se une a ésta celebración y apoya la iniciativa. Cada año, desde la Confederación Salud Mental España, se elige un lema a través de votación popular en redes sociales, y que es el mensaje que se lanza a la sociedad.

Este año 2020 pasará a la historia por la pandemia mundial generada por el Coronavirus, y las consecuencias catastróficas que está generando y las que llegarán. A las miles de personas que están falleciendo y que no olvidemos es lo más grave, hay que sumar la crisis social, sanitaria y económica que estamos viviendo.

Ésta crisis ha puesto en evidencia la precaria situación de la sanidad en materia de salud mental, y por lo tanto pondremos el foco en las necesidades que existen y cómo podemos mejorar. Si queremos que ésta tendencia cambie, habrá que hacer algo, y por lo tanto desde Salud Mental Aranda, nos unimos a las reivindicaciones que expresa nuestra Confederación Salud Mental España, exigiendo a las administraciones a que “prioricen inversiones en materia de sanidad, educación, empleo y colectivos vulnerables”

No nos cansamos de repetir, que “según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas en el mundo ha tenido, tiene o tendrá un problema de salud mental a lo largo de su vida, y que los trastornos mentales serán la primera causa de discapacidad a nivel mundial en el año 2030”

Aportamos aquí la información que ofrece la Confederación Salud Mental España

Escasez de recursos en la atención sociosanitaria

Uno de los principales problemas de la salud mental en España es la precariedad de recursos dentro del ámbito sociosanitario público, que ahora, con la pandemia del COVID-19 se ha hecho más visible que nunca.

Por ejemplo, según el Consejo General de Psicología, España tiene cuatro veces menos profesionales de la Psicología en la sanidad pública que la media europea (4 por 100.000 habitantes frente a los 18 por 100.00 en Europa), e igualmente, en Atención Primaria, puerta de entrada a la atención en salud mental, hay una falta, tanto de profesionales, como de formación específica en salud mental, que no está permitiendo detectar de manera temprana los trastornos mentales y derivar a los recursos comunitarios existentes.

De hecho, la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP) y la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN) han denunciado la incertidumbre y el estrés que conllevan las dificultades en la atención médica durante un brote epidémico como el del COVID-19, y han exigido una especial atención a las necesidades de apoyo emocional del personal sanitario.

Salud mental en las aulas: una apuesta por la educación emocional

La infancia es la etapa en la que se inicia el aprendizaje y la socialización, y en ella la escuela tiene un papel protagonista, ya que es el momento de la adquisición, maduración y consolidación de las funciones elementales.

Por esto, es necesario desarrollar estrategias que fomenten un sistema educativo inclusivo y que potencie las habilidades, intereses, necesidades y capacidades de cada niño o niña; que habilite una asignatura de educación emocional en las aulas, para prevenir situaciones de violencia, discriminación o acoso, y fomentar la tolerancia y la aceptación de la diversidad; y que cuente con los de recursos suficientes que permitan, por un lado, prevenir o detectar precozmente cualquier indicio que pueda sugerir la presencia o aparición de un problema de salud mental en los alumnos y alumnas, y por otro, actuar sobre el problema a tiempo.

Empleo y salud mental: un derecho en cuarentena

Las personas con problemas de salud mental se enfrentan a numerosas barreras para su integración laboral debido a prejuicios negativos instaurados socialmente y a una falta de adaptación de los puestos de trabajo. En 2018, últimos datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa de desempleo de las personas con un trastorno mental fue de un 82,4%, la más alta de todos los tipos de discapacidad.

La salud mental, invisible en grupos de población vulnerables

Mujeres, población infantil, migrantes o personas sin hogar son algunos de los grupos sociales más vulnerables y sensibles a ver afectada su salud mental.

Las mujeres tienen 3 veces más riesgo de tener depresión y el doble de tener ansiedad, que los hombres y, de aquellas que tienen un trastorno mental, más de un 40% ha sido víctima de violencia sexual en algún momento de su vida, en muchas ocasiones en la infancia.

Según la Encuesta Nacional de Salud, ENSE, de 2017, el 1% de la población infantil tenía problemas de salud mental. Sin embargo, y a pesar de esta prevalencia, en España aún no existe una especialidad en Psiquiatría Infanto-juvenil, que asegure una atención específica y evite la sobremedicación de niños y niñas, que reciben tratamiento a partir de los mismos criterios médicos que se emplean para las personas adultas.

Otro de los grupos vulnerables, cuya salud mental está invisibilizada es la población migrante. Se estima que tiene el doble de riesgo de desarrollar un trastorno mental que el resto de la población, dada la falta de medios materiales y redes de apoyo, que en ocasiones les lleva incluso a una situación de calle, donde los trastornos se agravan aún más.

En España hay unas más de 30.000 personas sin hogar, de las en torno al 50% tiene un problema de salud mental y a las que la pandemia las ha situado en una situación de extrema vulnerabilidad.

 

Éste año no podremos realizar todos los eventos previstos para celebrar “nuestro día», pero si podemos hacer llegar ésta información a la sociedad a través de nuestros canales de información. Quienes trabajamos cada día por cuidar y mejorar la salud mental, queremos que se nos escuche y que se nos tenga en cuenta, que no poner las medidas necesarias ahora, hará que las consecuencias en un futuro sean mucho más graves y costosas.

INVERSIÓN, INVERSIÓN, INVERSIÓN… es lo que hace falta en Salud Mental

¡Feliz Día Mundial de la Salud Mental a tod@s!

 

Fdo. Eva Fernández Aylagas, Directora de Salud Mental Aranda

REFLEXIONEANDO…

Desde mi ventana no  podía saber si el mundo cambiaría para siempre o si después de toda esta situación, las cosas seguirían más o menos parecidas, Pero sí sé que este virus nos estaba dando la oportunidad de mirar nuestra vida de una forma diferente.

 

Tal vez después de esta situación, comprendamos más al resto de personas.  Tal vez ya no nos olvidaremos de lo que nos aporta el resto, de lo que vale un beso, de lo que nos hace sentir un abrazo, lo que vale poder estar cerca de la gente que nos acompaña en el día a día…

Tal vez ahora que hemos tenido tiempo para reflexionar, nos damos cuenta de lo que somos capaces de hacer y de dónde están nuestros propios límites.  (Sigo opinando que están mucho más lejos de lo que nosotros creemos)

 

Como desde mi ventana no  podía ver todo el mundo, decidí mirar desde las ventanas de Amapola, Menta y Espliego a través de los ojos de sus participantes y estas reflexiones son las que hacen que me dé cuenta de que no deberíamos olvidarnos nunca de lo que nos hace ser personas… independientemente de la situación que nos rodeé o de las circunstancias que nos toquen vivir.

Celia G.

Teleatención, el nuevo reto

Con motivo de la crisis sanitaria generada por la pandemia del Coronavirus, la asociación Salud Mental Aranda, cerró sus sedes el 16/03/2020.

Sólo permanecieron abiertas las 3 Viviendas Supervisadas, con 9 plazas ocupadas, en las que se reforzó la atención, e implantando todas las medidas necesarias para evitar un posible contagio de los residentes. Las personas de las viviendas han recibido una atención diaria y continua por parte de los técnicos de atención de las viviendas, y con el apoyo del resto del personal técnico como es la responsable del servicio o la psicóloga.

En éstos dos meses y medio, la asociación ha mantenido la atención a todos sus participantes y familiares, llegando a un total de = 210  personas atendidas

  • Se han contabilizado un total de 2188 intervenciones de “Teleatención” (teléfono, whatsapp, videollamadas u otros medios)
  • Hemos realizado un total de 364 visitas y seguimientos presenciales en domicilios particulares
  • Sólo hemos registrado 2 ingresos hospitalarios por motivos psiquiátricos
  • Hemos realizado un total de 28 acompañamientos en gestiones

 

Pasamos de una atención presencial en las sedes, a una “Teleatención”, basada en un seguimiento telefónico y online (para aquellas personas que contasen con los medios para hacerlo) No es una simple llamada de teléfono, sino que contamos con un “Plan de Intervención en Domicilios”, para guiar a los profesionales en la metodología que deben seguir para conseguir una intervención satisfactoria.

Los datos nos demuestran que se ha abarcado al 100% de nuestros participantes e incluso se han atendido nuevas demandas, de situaciones generadas por la Covid19.

La primera fase se centró en detectar todas las posibles situaciones de vulnerabilidad de nuestros participantes, en cuanto a necesidades básicas como alimentos y tratamientos farmacológicos. Nos coordinamos con servicios sociales, Cruz Roja y Cáritas, para gestionar ayudas de alimentos, emergencia social, etc., Asegurándonos que esas necesidades estaban cubiertas, nos ocupamos de dar un apoyo emocional para ayudar a las personas a entender la situación que estábamos viviendo, e intentar mitigar los niveles de ansiedad generados. Resolver dudas sobre trámites pendientes, citas con su psiquiatra, o simplemente ayudarles a mantener el contacto con sus familias y amigos.

Tras la incertidumbre de los primeros días, y poco a poco reduciendo la ansiedad generada por el confinamiento, las intervenciones se han ido centrando en ocupar ese tiempo en casa de forma más “productiva”. Para ello generamos unos “Cuadernillos”, con diversas actividades de los diferentes talleres que realizamos en nuestros servicios, como son ejercicios de estimulación cognitiva, memoria, juegos de cálculo y concentración, pero también mandalas para colorear, ejercicios de actividad física o actividades que estuviesen relacionadas con las emociones y el control del estrés. Llevamos ya tres ediciones, y vamos a por la cuarta. La mejor respuesta es ver el interés que han despertado y que está ayudando a los participantes a continuar con sus terapias que recibían en la sede, pero ahora en casa, con el apoyo continuo de su profesional de referencia. Ésta modalidad de atención, consideramos que ha venido para quedarse, y que va a ser una herramienta muy útil para muchas personas, que por sus circunstancias de salud no puedan incorporarse a las sedes de forma más inmediata, y que puedan seguir recibiendo la atención en su domicilio.

 

Con la desescalada y las diferentes fases, vamos planificando cómo debe ser la atención en los centros a partir de ahora. Nos genera mucha incertidumbre, pero toda adversidad hay que verla como una oportunidad, y en ello estamos.

En Salud Mental Aranda, estamos acostumbrados a situaciones difíciles, y estamos convencidos que vamos a superar ésta pandemia, y que juntos vamos a lograrlo. Nos sentimos orgullosos, de todas las personas que forman parte de ésta entidad, desde sus órganos de gobierno como son los Socios y la Junta Directiva, el Equipo Técnico, el Comité Pro Salud Mental, y sobre todo los Participantes y Familiares. Hemos remado todos juntos, pudiendo decir orgullosos que hemos sido capaces de contener la situación sin ningún caso positivo de Covid19, y que seguiremos trabajando porque así sea.

Aquí tenemos un ejemplo, en ésta fotografía, del trabajo conjunto entre participantes, familiares y técnicos, del Prospect que realizamos en marzo de 2019 y que es nuestra forma de trabajar, TODOS JUNTOS!!!!

Ahora más que nunca, ponemos el foco en la Salud Mental, y la Organización Mundial de la Salud, ya nos advierte que hay que invertir en Salud Mental, porque las secuelas que va a generar una crisis sanitaria de ésta intensidad van a ser muchas y muy graves.

Nos reinventaremos, sacaremos todo nuestro ingenio para dar atención a todas las personas que con un problema de salud mental, nos necesiten. Invertiremos en medios tecnológicos y en formación para que nuestros participantes aprendan a usar las herramientas que tienen a su alcance. También, en hacer que el “teletrabajo” sea una opción y que cuente con los medios que necesita. En adecuar nuestras sedes a la normativa que se estipule para poder dar una atención segura y sin riesgos. Trabajaremos para contar con todos los medios necesarios para dar la atención más completa, y no encontrarnos con una crisis como ésta, que nos obliga a cerrar sin tener un plan B.

Los datos nos demuestran que hemos realizado un gran trabajo, que no debemos bajar la guardia porque el virus sigue ahí, pero que hay que prepararse para una nueva forma de atención para lo que pueda venir en un futuro.

APRENDER Y RENOVARSE, ESE ES NUESTRO RETO!!!

 

Fdo. Eva Fernández Aylagas

Directora de Salud Mental Aranda

¿Y ahora qué?

15/03/2020 la fecha que recordaremos como el día en que todo cambió.

Durante meses en los informativos nos habían hablado del coronavirus, nos bombardeaban con noticias de lo que estaba ocurriendo, pero nadie nos preparó para lo que estaba por venir. Ese domingo 15 de marzo todo se paró en seco, se decretó el estado de alarma, y la gran pregunta era, ¿y ahora qué?

Estábamos siendo testigos en primera persona de una crisis sanitaria a nivel mundial que indudablemente iba ligada a una crisis económica, y por consiguiente al empleo.

Empezó a escucharse esa palabra que para muchos era desconocida, ERTE (Expediente de Regulación de Empleo  Temporal), y gran parte de las empresas decidieron acogerse a  esta opción ante la incertidumbre de lo que iba a pasar. La otra palabra que ha marcado esta crisis del coronavirus ha sido TELETRABAJO, y todo aquel que la pronunciaba sentía un alivio al poder decir en alto que continuaba trabajando.

Como muchos otros trabajadores, todos los técnicos de la Asociación, cambiamos los despachos por los salones y habitaciones de casa; a los compañeros por familiares, compañeros de piso o mascotas. Pero pese al reto que nos suponía enfrentarnos al teletrabajo y adaptar la atención, continuamos, como siempre, al pie del cañón.

Desde el programa de itinerarios personalizados de inserción sociolaboral para personas y jóvenes con discapacidad tampoco paramos de trabajar.

         

 

La situación laboral era completamente inestable, y participantes del programa se vieron afectados por ERTEs. Por lo que las primeras semanas de trabajo se centraron en ayudar a los participantes en la gestión de su ERTE, en mediar con las empresas, así como con el ECYL, el SEPE y otros organismos de la administración.

El seguimiento en el puesto se desarrolló en su totalidad mediante llamadas telefónicas y se volvió más constante, para de este modo asegurar que los participantes que se encontraban empleados contaran con los EPIs apropiados para la realización de su tarea y pudieran desahogarse con respecto a la nueva situación laboral que estaban viviendo.

Apostamos por la formación a distancia, y para ello elaboramos unos cuadernillos de actividades que repartimos entre los participantes. Estas actividades tenían como objetivo principal mantener a la persona activa, ayudándola a plantearse nuevos objetivos laborales, definir un objetivo profesional, aprender a analizar el mercado de trabajo, adquirir y repasar conocimientos en competencias digitales y practicar técnicas de motivación. También aprovechando el Campus Virtual de nuestra Federación Salud Mental Castilla y León.

(Especial mención, a todos los compañeros de la Asociación que elaboraron material con actividades de ocio en casa, de las que se pudieron beneficiar los participantes del programa. GRACIAS COMPAÑEROS!!!)

Y aunque en un principio parecía imposible, poco a poco fuimos viendo la luz al final del túnel. Las empresas volvieron a llamar para solicitarnos candidatos para diferentes ofertas de trabajo. Se empezaba a ver un ligero movimiento en las empresas. El objetivo del programa volvía a estar presente, conseguir la inserción sociolaboral de personas y jóvenes con discapacidad. Debido a las circunstancias que estábamos viviendo, la mayoría de las ofertas eran para puestos de limpieza (tan necesaria en estos momentos)

Estábamos viviendo un cambio en la manera de trabajar, un cambio en la gestión de las ofertas, un cambio en las entrevistas de trabajo que ahora se realizaban por teléfono, un cambio en el modo de realizar las incorporaciones al trabajo y un cambio en la realización del seguimiento en los puestos. Pero todos esos cambios, nos animaron a seguir trabajando, a contactar con las empresas, a prospectar desde la distancia, pero siempre con el mismo entusiasmo.

Todo este esfuerzo tuvo su resultado, y ahora 79 días después de aquel 15 de marzo, podemos anunciar orgullosas que durante este tiempo desde el programa de itinerarios hemos conseguido 9 contrataciones y que 43 personas se hayan formado a distancia.

Porque si algo hemos aprendido de esta crisis, es que nada nos frena, que aunque a veces parezca imposible somos capaces de reinventarnos, y que con filosofía y buen humor, todo se lleva mejor.

El coronavirus no nos para!!!

 

Fdo. Celia Mínguez Sebastián

Técnico de Inserción Laboral de Salud Mental Aranda

Resistiré

¿En qué punto vital estamos? ¿Cómo nos afecta esta situación? ¿Qué estamos aprendiendo?

La crisis sanitaria del coronavirus y la medida de confinamiento en casa son factores que marcarán un antes y un después en nuestra vidas.  Esta situación excepcional nos ha roto parte de las rutinas, amenazando nuestra vida física, pero también la estabilidad psicológica, social, política y económica.

La adaptación a la nueva situación requiere un esfuerzo extra por nuestra parte. Los cambios suponen un estrés añadido para todas las personas, pero podemos plantearnos algunas pautas de cuidado para prevenir la alteración del estado de ánimo y los conflictos con las personas con las que vivimos:

Expresar las emociones: en esta situación excepcional y novedosa, nos están surgiendo diferentes emociones con una raíz común: el miedo y la tristeza. Todas las emociones son adaptativas y nos ayudan a vivir; en este caso, es bueno darlas un sentido cuando aparecen para comprenderlas mejor.

La tristeza nos hace siempre valorar lo que tenemos o teníamos, y ahora echamos en falta. Además nos hace encontrarnos con nosotros mismos y reflexionar; y por otro lado, nos invita a compartir lo que sentimos con los de alrededor y acercarnos a ellos pidiendo cariño.

Por otro lado, la emoción que más nos une en estos momentos es el miedo. ¿Y para que nos puede servir? El miedo nos empuja a la prevención y protección, nos ayuda en estos momentos a seguir las medidas recomendadas, y probablemente si no le sintiéramos, nuestra conducta sería mucho más inconsciente y peligrosa. El miedo en sí mismo es positivo, nos ayuda a alejarnos de un suceso para el cual todavía no estamos preparados.

Mantener una rutina diaria: es importante no variar nuestros horarios de sueño y comidas a lo largo que pasan los días. Esto nos ayudará a conciliar mejor el sueño, y a controlar mejor nuestras emociones, entre otros beneficios.

Evitar la sobre información: ya que aunque sea necesario saber de la actualidad, el exceso de contenidos nos lleva a no saber diferenciar los datos veraces y a caer en un laberinto de noticias negativas. Todo ello puede generarnos sentimientos profundos de angustia.

Comunicarnos: con las personas de nuestro entorno, familiares, amistades, vecinos. Estar aislados no significa estar solos,  y podemos hablar de muchas maneras con todos los avances tecnológicos que hay. Incluso si no les tenemos, las 20 horas es un buen momento para saludarnos de balcón a balcón y ver como estamos todos unidos ante esta situación.

Cuidarnos: no significa cuidar de otros, estamos hablando en esta ocasión de nosotros. La persona más importante de nuestra vida somos nosotros mismos aunque nos rodeen otros muchos allegados. Busquemos tareas que antes no teníamos tiempo de disfrutar, aquí cada uno esconde sus pequeños placeres: tocar un instrumento musical, leer una novela, elaborar una rica receta, coser unos bordados, sacar a la luz nuestra creatividad diseñando alguna manualidad, adentrarnos en un puzle o divertirnos con juegos de mesa. No todo tiene por qué ser “hacer cosas”, también podemos descansar en el sofá el tiempo que nos pida el cuerpo, eso es cuidarnos con relajación.

Practicar ejercicio y estirar un poquito las piernas: trata de buscar cada día, un momento dedicado a realizar actividad física. En internet hay muchos materiales, pero si no lo tenemos a nuestro alcance, podemos pasear por casa moviendo brazos y piernas a su vez. La falta de movimiento puede interferir en nuestra higiene del sueño y en nuestro estado anímico.

Disfrutar las rutinas laborales: para los que siguen acudiendo a su puesto de trabajo, para los que teletrabajan o para los que trabajan siempre en sus tareas domésticas, es importante no perderlas de vista y reforzarnos por seguir desarrollándolas. Somos muy útiles y productivos en esta situación de corresponsabilidad social.

Para quienes conviven con otras personas, es importante mantener ciertas normas, repartos de tareas y regulación en los horarios. Crear rincones en la casa para las diferentes actividades, nos ayuda a no caer en el malestar de estar siempre en el mismo lugar. Se pueden diferenciar también espacios individuales y espacios comunes. Por último, es vital procurar llevar una comunicación saludable: escuchando, intentando respetar los turnos de palabra, expresando nuestras emociones y pensamientos y tomando decisiones consensuadas.

En esto momentos, hay que tener presente que esta situación es temporal,  es una carrera con salida y meta, en la cual vamos a aprender muchas cosas. Nos llevaremos nuevos principios y valores morales, o afianzaremos los que ya teníamos. Porque sí, hasta de las situaciones difíciles se puede sacar algo bueno. Pongamos el foco en el vaso medio lleno.

Desde la gran familia que formamos Salud Mental Aranda, te mandamos toda nuestra fuerza y cariño.

Todo va a salir bien

¡Resistiremos!

Fdo. Alba Ortiz Juez

Psicóloga de Salud Mental Aranda