Después de ver la oscarizada película ‘Joker’ considero que existen diferentes planos sobre los que realizar un análisis de sus mensajes.

En cualquier caso parto del hecho de que este filme ha estado, con toda razón, en el ojo del huracán. Debido principalmente a las diversas interpretaciones del mensaje que se esconde detrás de esta producción norteamericana.

Una gran diversidad de opiniones, entre las que me gustaría destacar una que pude escuchar de otros espectadores. Ellos concluían que los actos violentos a los que llega el protagonista no derivan de su ‘locura’ sino de las injusticias a las que ha sido sometido en su vida; como ser ignorado por su entorno en sus deseos, necesidades o problemas.

Por otra parte, hay quien considera su respuesta como una venganza totalmente justificada, al descubrir la verdad de una vida que siempre se le había ocultado. Además, según este análisis, la venganza se cierne sólo sobre aquellos que le han hecho daño a él o a otras personas indefensas.

Destacaría yo la importancia que adquiere la figura maternal. Esa mujer que justifica el engaño y la ocultación de la verdad, con la protección hacia el hijo. Interesante analizar este mensaje, y cómo afecta al protagonista tener que hacer frente a una realidad que ya no sabe si distorsionada por su mente o por la de una madre atormentada y con problemas mentales también.

Personalmente, me genera una gran confusión el hecho interpretable de justificar cualquier tipo de violencia si detrás ha habido un daño previo o si la persona se ha sentido excluida. Así se plantea como ‘lógica’ la reacción violenta después de estar en esa circunstancia y de tener un problema mental, cuando evidentemente eso no se corresponde con la realidad.

En mi análisis de la producción de la película, destacaría el gran logro del director a la hora de conseguir que el espectador se meta de lleno en el ambiente decadente de la ciudad de Gottam. También sentir la falta de identidad del propio protagonista, que alcanza su cénit con el maquillaje de una máscara, en un símbolo de las mentiras (de su mente y de su madre) sobre las que había construido su persona.

Como conclusión, destacaría el mensaje de la responsabilidad de la sociedad de corregir todos esos desajustes que se visibilizan a lo largo del filme y esos maltratos diarios que muchas personas reciben cada día.

Elena Briongos Rica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>